POL
224516 Theomoro
+0

La Casa de Fredonia anuncia el compromiso matrimonial del Rey

Si bien la joven Casa había alcanzado con cierta precocidad el trono del Maestrazgo, el linaje del Rey seguía siendo pequeño y con poca influencia más allá de la Marca de Norita, administrada por los Fredonia durante estas últimas décadas, desde que Lady Theomora, por su matrimonio con el fallecido Duque Eltomash, fuera nombrada noble por la gracia del también fallecido Lector I.

En aras de aumentar su influencia y consolidarse como una de las más influyentes casas del Reyno, los Fredonia debían asegurar la continuidad del linaje por descendencia directa del Rey y, por otro lado, ganar peso en los menesteres de otras regiones del Reyno. Los Poniente-Bribón, por ejemplo, administraban Bahía, Rio y Lagodia. Era necesario equilibrar la balanza, y tanto el Rey como sus más cercanos familiares, en especial Doña Theomora --que disfrutaba de su un placentero retiro en la Ciudad Libre de Theoburgo--, eran conscientes de que el matrimonio del Rey era una muy útil herramienta para lograr sus fines. Llevaban mucho tiempo los Fredonia planeando meticulosamente el compromiso matrimonial de Su Majestad Real, Don Alester. Debían ser cuidadosos, pues un enlace con la persona equivocada podría poner en riesgo el futuro de la Casa y reforzar al resto de casas nobles.

En el Palacio Blanco, en Norita, se reunió Lady Theomora con el Rey, Don Alester --su hijo-- y, acompañados por dos gentilhombres y por D. Federico de Fredonia, primo carnal del Rey, discutieron sobre estos menesteres:

— Hijo mío, grande es ya tu legado para el Reyno. Tus ansias de justicia han dado al Reyno unos Fueros y la paz reina tras años de conflictos e inestabilidad. Qué orgullo, hijo mío, ser testigo de tu Reynado —inició la conversación Lady Theomora.

— Tenemos que hablar de tus menesteres matrimoniales pues, hijo mío, hay mucho en juego —prosiguió Lady Theomora—. Es el momento de buscarte una Reina, que te acompañe y comparta esta ardúa responsabilidad que llevas en encima —dijo, en referencia a la Corona, Doña Theomora—. Tu padrastro @Eltomash y yo, querido hijo, fuimos increíblemente felices y estuvimos juntos durante la adversidad y la bonanza, hasta que se perdió por sus propias debilidades... Una Reina necesita el Reyno, y es nuestro deber encontrarla.

— Mas, siendo el Líder de esta muy noble Casa, debes asegurar un matrimonio beneficioso. Esta es, querido hijo, una oportunidad para tejer alianzas con el resto de casas y asegurarnos nuestra influencia y futuro —zanjó la señora—

— Madre, querida madre. De nada debes preocuparte, pues consciente soy de la importancia de este matrimonio —con tono seguro, el Rey—. Nada en este mundo me satisfaceria más que asegurar el poder y la influencia de nuestra familia para siempre —dijo el Rey, mientras observaba retratos de sus antepasados—. Fíjate, madre, que a la ciudad de Theoburgo le he concedido el mismo privilegio real que a la villa de Meigas, porque el progreso de Bahía es detrimento para nuestra Casa y las tierras que administramos —manifestó confiado el Rey—.

— Bien, hijo, bien. Te hemos enseñado bien y el futuro de nuestra Casa es prometedor—mientras abrazaba al Rey, Doña Theomora—.

— Vengo de intercambiar durante meses cartas con una joven doncella de Altocampo, tierra rica por gracia de la naturaleza. Es inteligente y estoy convencido de que será un altísimo valor en la Corte. Además, madre, forma parte de la Casa de Tudolor y Trastocada, otra pequeña casa del Reyno —comentó el Rey, excitado—. Los Tudolor y Trastocada son potenciales aliados de nuestra causa y, sobretodo, tienen tanta influencia como nosotros. Al joven Leandro le hice Duque, en detrimento de mi hermanastro, pues valoro sumamente su apoyo. Pero, sobre todo, madre, témome que estoy enamorado. —confesó el Rey—.

— Me parece una sabia elección, estimado hijo. Pocas opciones tenemos, en cualquier caso. Los Poniente son muchos y escasean de mujeres, además; gran favor les haríamos de unir uno de los suyos al Rey —reflexionaba Doña Theomora—. Unirse a los Kyrie sería, sin duda alguna, una broma de mal gusto, mas las mujeres de Isla llevan bigote, según me cuentan. ¡Que madre quiere algo así para su hijo! —la señora, riéndose—. Sólo tenemos la opción de los Tudolor y Trastocada, a los que debemos este Marquesado —dio su visto bueno Doña Theomora—.

— Bien, madre. La decisión está tomada. Se lo comunicaré a la muchacha, la joven y bella Federica de Trastocada —mientras se le enrojecían las mejillas, el Rey— y organizaremos presto una boda real en Maestrazgo.

Y el Rey volvió hacía el Maestrazgo, pero antes, fue a visitar a Doña Federica @Lector de Trastocada, que estaba esperando al Rey en su casa familiar. Allí, una vez confirmado el enlace, tras el visto bueno de Lady Theomora, se hizo el correspondiente anuncio, del que recibieron noticias todos los nobles titulados del Reyno, y el Maestrazgo inició presto los preparativos de la boda.

 1      Orden: Fecha | Votos 1 mensajes en este hilo creado hace .
224516 Theomoro
+0

#@Lector

 1 

Para poder participar en esta conversacion has de registrar tu ciudadano

Más hilos

Hola?, Programa de Theomore, GD | Programa Electoral - Rigor, Seriedad y Gestión - Theomore al Parlamento, El Correo del Viento. Noticias de la Baronía de Altocampo, el chat no va, Eltomash - UPL - Un candidato que cree en vosotros, Revolución!, [Parlamento] Ley del Cuerpo Diplomático, Contrato para una cuenta corriente bancaria entre D Sir y el Banco Z, Promoción al partido,